NUEVO DRAMA EN PARÍS

El asesino de cuatro policías se convirtió al Islam hace 18 meses

París, bajo una gran conmoción. (Foto: BFM-TV)
París, bajo una gran conmoción. (Foto: BFM-TV)
La cadena francesa BFM-TV desveló que el atacante se convirtió al islam hace 18 meses. Según sus fuentes, el autor usó un cuchillo de cerámica, muy difícil de detectar en los controles de entrada.


Enorme drama y conmoción en París. Cuatro policías asesinados en un ataque con cuchillo dentro de la jefatura de policía de París. El agresor, un administrativo que trabajaba en las oficinas, fue abatido. Todo sucedió muy cerca de la catedral de Notre Dame.

La cadena francesa BFM-TV desveló que el atacante se convirtió al Islam hace 18 meses. Informó que utilizó un cuchillo de cerámica que es muy difícil de detectar en los controles. El atacante llevaba 20 años en la policía. Loïc Travers, secretario del sindicato Alianza Policía, confirmó que trabajaba en la dirección de información. Tenía 45 años. Nació en Fort-de-France, en la isla de Martinica, departamento francés en las Antillas.



De nuevo París ha sido golpeada por un suceso de alto dramatismo ya que fue un funcionario del servicio de la policía de París quien asesinó a cuatro de sus compañeros a cuchilladas.

Las víctimas son tres hombres y una mujer, todos funcionarios de la Policía. El ministro del Interior, Christophe Castaner; el presidente, Emmanuel Macron; y el primer ministro, Édouard Philippe, acudieron de inmediato a la sede policial. Quisieron mostrar su apoyo y su solidaridad en un momento de fuerte dolor y desconcierto. Una investigación se ha activado de manera inmediata sin descartar ninguna hipótesis.

Este drama, en el corazón de la ciudad, se ha producido tras la gran manifestación de policías en París. Un fuerte malestar por la duras condiciones de trabajo, las agresiones que sufren, y el cierto desprecio social que afrontan. Se han producido en 2018 la cifra estremecedora de 52 suicidios de agentes. Al continuo estrés por la amenaza terrorista se ha sumado la revuelta de los chalecos amarillos y las dificultades para trabajar en barrios marginales donde la delincuencia es ya endémica. Un brutal ataque en el corazón de París de enorme tristeza y gravedad.

 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS