CRISIS PROFUNDA

Benjamín Netanyahu fuerza nuevas elecciones para frenar a Benny Gantz

Benjamín Netanyahu forzó nuevas elecciones al fracasar sus gestiones. (Foto: @BenjamínNetanhau)
Benjamín Netanyahu forzó nuevas elecciones al fracasar sus gestiones. (Foto: @BenjamínNetanhau)
Nuevas elecciones en Israel en septiembre, por segunda vez en cinco meses. Benjamín Netanyahu, debilitado por la corrupción y la división política, precipitó los comicios en maniobra de alto riesgo.
Benjamín Netanyahu no logró formar una coalición. En el umbral del precipicio, forzó nuevas elecciones en el mes de septiembre para evitar la irrupción de Benny Gantz. Una situación grave e inédita en Isarel que moviliza la atención de los analistas en un Oriente Madio bajo la alta tensión de la rivalidad de Irán con Arabia Saudí.



Un Benjamín Netanyahu debilitado tuvo que actuar en un marco de fragilidad y tensión. Para su sorpresa (pero no la de los analistas y observadores políticos en Jerusalén) se vio obligado a precipitar en el Parlamento (la Knéset) su harakiri político. Logró el apoyo para la disolución de la Cámara por 74 votos a favor frente a 45 en contra. Evitó que el presidente de Israel, Reuvén Rivlin, le encargara a su rival, Benny Gantz, nuevas consultas políticas.



Por primera vez desde la fundación de Israel se asiste a un empantamiento político. Los líderes del principal partido opositor, Azul y Blanco, que lidera Benny Gantz, han acusado a Benjamín Netanyahu de frivolidad e irresponsabilidad.

El detonante de esta crisis pivota sobre la ley de reclutamiento al servicio militar obligatorio para los judíos ultraortodoxos. Esta ley fue exigida por el partido Israel Nuestro Hogar, del exministro de Defensa Avigdor Lieberman, y rechazada por los ultraortodoxos Shas y Judaísmo Unido de la Torá.

Muy posiblemente Israel está encaminándose hacia el fin de la era Netanyahu. Es un escenario de riesgos pero también de opoprtunidades. .

Comparte esta noticia

COMENTARIOS