EL PEOR PRESAGIO

Blanca Fernández Ochoa, el trágico desenlace tras días de angustia

Encuentran el cadáver de Blanca Fernández Ochoa en Cercedilla. (Foto: @RayoVallecano)
Encuentran el cadáver de Blanca Fernández Ochoa en Cercedilla. (Foto: @RayoVallecano)
Tras 12 días desde su desaparición y en la cuarta jornada de búsqueda por un paraje de 3.500 hectáreas se halló muerta a la exquiadora española en la zona del Pico de la Peñota.
Trágico desenlace. La exesquiadora y pionera de los éxitos del deporte español Blanca Fernández Ochoa, desaparecida desde hace 11 días, fue hallada muerta en la sierra de Guadarrama. Fue un agente de la Guardia Civil fuera de servicio el que encontró el cuerpo sin vida de la deportista. 

El hallazgo se produjo en La Peñota, una montaña cercana al aparcamiento de Cercedilla donde apareció el coche de la deportista, en el límite provincial entre Segovia y Madrid, está a unas dos horas de marcha del aparcamiento.

El cuerpo de la medallista olímpica, de 56 años, apareció después de cuatro jornadas de grandes batidas en la zona. El hallazgo fue comunicado a los familiares de Blanca que se encontraban en el punto de coordinación del dispositivo de búsqueda. Se han vivido escenas de tensión y algunos han roto a llorar.

La hermana de la medallista olímpica, Dolores Fernández Ochoa, afirmó antes del comienzo de la nueva jornada de búsqueda en la sierra madrileña que hoy estaba “un poquito peor, aunque con un poco de esperanza porque creo es uno de los últimos días que podemos encontrar algo” y añadía que "estoy un poco triste, otros días vengo más animada”.

La medallista olímpica estaba en paradero desconocido desde el pasado 24 de agosto, cuando fue vista entrando y saliendo del Hipercor de Pozuelo de Alarcón, donde compró un poco de queso. Ese mismo día, un vecino de Cercedilla vio a Fernández Ochoa dirigiéndose hacia la zona donde este miércoles fue encontrada.

Blanca Fernández Ochoa llevaba desaparecida desde el pasado 24 de agosto, cuando sus familiares empezaron a impacientarse al no dar señales de vida y porque se había dejado su teléfono. Blanca se había trasladado recientemente a vivir con su hermana Lola y su cuñado, ya que la que hasta entonces había sido su casa familiar, un chalet en Las Rozas, había sido vendido tras el divorcio de su segunda pareja. Sus hijos, Olivia y David, vivían con su padre.

El pasado domingo, 1 de septiembre, después de que la Policía Nacional, a cargo de la investigación, avisara en su cuenta oficial de Twitter de la desaparición de la esquiadora, un vecino alertó de que había visto el coche de Blanca por la zona. 

El vehículo se encontró estacionado en el aparcamiento de excursionistas de Las Dehesas, a dos kilómetros del pueblo. Desde ese momento, ese lugar con aspecto de merendero se ha convertido en el puesto de coordinación de la búsqueda. En el coche fue hallado un pequeño bolsito que ella solía usar con su DNI, su carné de conducir y 15 euros, además de unas chanclas en el asiento del copiloto.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS