BLOQUEO POLÍTICO

La cuestión abierta de si debe Sánchez ser el nuevo candidato del PSOE

Pedro Sánchez no se plantea dimitir ni se considera culpable del fracaso de nuevas elecciones, las cuartas en cuatro años. Pero se quedó mudo en La Moncloa ante la pregunta más incómoda.
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
Las encuestas digitales apuntaron de forma mayoritaria a la responsabilidad política del líder del PSOE en frustrar la XIII legislatura. El silencio más incómodo en la rueda de prensa de Pedro Sánchez en La Moncloa a la pregunta de "¿Dimitirá ustad como líder del Partido Socialista si no consigue ser el presidente del Gobierno tras las elecciones del 10 de noviembre?".

Fue la cuestión más delicada pero la más incisiva, sorprendiendo y dejando sin respuesta a Pedro Sánchez con el gesto torcido. Es el asunto que ya ha surgido en el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) donde voces independientes están hablando abiertamente de un candidato nuevo, con capacidad de crecer a derecha e izquierda. y capacidad de negociar consensos y pactos.

El Rey Felipe VI constató que no hay capacidad de espacio para construir un Gobierno al despreciar el único candidato con más escaños las posibilidades abiertas para tejer un acuerdo y evitar las cuartas elecciones generales en cuatro años. 

Al acudir al Palacio de La Zarzuela, Pedro Sánchez contaba con dos alternativas que no tuvo Mariano Rajoy en su momento. Reeditar la mayoría de la moción de censura que le hizo presidente  de Gobierno, Frankenstein II, era la alternativa radical. Disponía además de la propuesta de Ciudadanos en defensa del constitucionalismo y la moderación fiscal.

Sin embargo Pedro Sánchez ha optado por la repetición electoral, convencido de que perjudicará a sus rivales. Sin duda el líder del PSOE orilló el Poder Ejecutivo para optar por la fábrica del relato desde La Moncloa. Ha actuado con una soberbia política que no tiene precedentes en la democracia.

Pablo Iglesias, en los rifirrafes en el Congreso de los Diputados de la investidura fallida, advirtió a Pedro Sánchez que no será elegido presidente del Gobierno. Una profecía que ha impactado en el PSOE, avivando el debate sobre los riesgo del sanchismo tanto para su propio partido como sobre los intereses generales de España.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS