LA FOTO DE UNIDAD

#CuidarteEsCuidarnos, Fernández con Kicillof y Rodríguez Larreta

Plan de Horacio Rodríguez Larreta para la Ciudad de Buenos Aires. (Foto: Todo Noticias))
Plan de Horacio Rodríguez Larreta para la Ciudad de Buenos Aires. (Foto: Todo Noticias))
Prueba de fuego para Alberto Fernández antes de arrancar. La expansión del coronavirus, oportunidad y desafío. Produjo un vuelco en las previsiones económicas. Complejo momento en Argentina.
#CuidarteesCuidarnos, deseo y realidad. Argentina ya camina por la senda de la angustia ante una crisis que es jaque político y económico y exige respuestas meditadas y decididas.

Suspendidas las clases y cierre de fronteras. Alberto Fernández lo sopesó largamente para anunciarlo al país mostrando una imagen de unidad en un momento muy complejo para Argentina. Especialmente preocupado el presidente por la coordinación de la Casa Rosada con Axel Kicillof, gobernador de la provincia de Buenos Aires y Horacio Antonio Rodríguez Larreta, Jefe de Gobienro de la Ciudad de Buenos Aires.



Alberto Fernández midió largamente sus pasos temiendo al coronavirus en todas sus potenciales amenazas destructivas, especialmente en el ámbito económico. Antes de su anunciar sus medidas se reunió con ministros y gobernadores. Y luego con los jefes de la Sanidad.

El foco está puesto en que ningún extranjero pueda entrar en Argentina por aire o por tierra durante los próximos 15 días.

“Lo hacemos porque el coronavirus no viene solo de Europa y está empezando a afectar a los países limítrofes y a nosotros mismos. Debemos tratar de que tarde lo más posible en transformarse en un virus autóctono, para ganar tiempo y administrar la cuestión sanitaria y de la salud”, dijo el presidente. Excluyó de su decisión  a los argentinos nativos o extranjeros residentes que quieren regresar al país.

Estados Unidos, China, España, Italia y Francia, los países considerados de riesgo.

Fernández ha anunciado también la suspensión de las clases en todos los colegios primarios y secundarios, tanto públicos como privados, hasta el 31 de marzo. Ha licenciado a todos los trabajadores mayores de 60 años y ha suspendido “las aglomeraciones, sean deportivas, recreativas, turísticas o de cualquier otro tipo”.

Alberto Fernández ha querido mostrar al país, a la vez que hacía estos anuncios, la imagen de la unidad junto al gobernador de Buenos Aires, el kirchnerista Axel Kicillof, y el jefe del gobierno de Buenos Aires, el opositor macrista Horacio Rodríguez Larreta.

Es un momento difícil y complejo. El presidente quiere evitar medidas radicales como en Italia o España. No desea una cuarentena obligatoria y el cierre total de comercios. “No podemos paralizar la economía, porque puede ser aún peor”, es su énfasis. Aunque los desafíos económicos, que son de órdago, ya se visualizan en la siguiente curva.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS