TORMENTA Y REBELIÓN

La errática gestión de Casado puede dejar al PP fuera del Parlamento de Cataluña

El pasado martes fue entrevistado en RAC1 por Jordi Basté. (Foto: @RAC1)
El pasado martes fue entrevistado en RAC1 por Jordi Basté. (Foto: @RAC1)
Diversas encuestas han situado al PP al límite de quedar fuera del Parlamento de Cataluña. La errática gestión de Casado ha abierto fugas masivas de votantes de la derecha al PSC y a Vox.
Pablo Casado podría estar viviendo sus últimos días como presidente del Partido Popular (PP). Ha estallado en el partido una tormenta general de indignación y crítica. En estos momentos dos mujeres, Ana Pastor y Cuca Gamarra, serían las personas de referencia para liderar un partido que es la segunda fuerza política de la Cámara y al que Pablo Casado puede llevar al abismo en Cataluña.

La indignación es doble. Ante Carlos Alsina, en la Cadena Onda Cero, Pablo Casado negó tener nada que ver con la historia y gestión del PP hasta que llegó a un primer plano al derrotar a Soraya Sáenz de Santamaría.



Más grave aún es la crítica directa a la gestión de Mariano Rajoy en el día clave en Cataluña y su rechazo a la actuación policial. Se sumó así a lo que los independentistas han calificado de "represión intolerable".

El pasado martes fue entrevistado en RAC1 por Jordi Basté. Le preguntó en catalán si había hablado con Mariano Rajoy y la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría de las consecuencias de la jornada del 1 de octubre (1-O).

Pablo Casado contestó que aquel 1 de octubre era el portavoz del partido y decidió no comparecer en rueda de prensa.

Jordi le preguntó por qué.

Y Pablo Casado se explicó a fondo.

- Pablo Casado: "Porque mi posición respecto a lo que estaba pasando y a lo que tiene que pasar en Cataluña es pública y conocida y es lo que me llevó a presentarme a presidir el Partido Popular. Yo decidí no salir a explicar lo que estaba pasando, porque no estaba de acuerdo con los que estaban diciendo que se estaba votando en unas elecciones homologables, porque eso no eran unas elecciones homologables, ni estaba de acuerdo con los que decían que allí no se estaba votando, porque lo que se estaba viendo en la televisión era algo que en mi opinión se tenía que haber evitado”.

- Jordi Basté: ¿Por tanto no le gustaron esas imágenes de cargas policiales?

- Pablo Casado: "Bueno, yo lo que tengo que decir es que eso se tenía que haber evitado..."

Las palabras de Pablo Casado han causado asombro en importantes sectores del Partido Popular y de dirigentes en posiciones claves así como en militantes que han tenido protagonismo de primera línea.

Pablo Casado está dispuesto a que Luis Bárcenas destruya a Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal en en gesto de venganza y odio. Pablo Casado ha olvidado que sin el apoyo directo de Cospedal nunca hubiera derrotado a Soraya.

En la campaña electoral catalana su errática gestión y bandazos puede llevar al Partido Popular de Cataluña a una situación límite. Están al filo de ser la última fuerza del Parlamento de Cataluña o quedar fuera y precipitarse en el abismo.

El riesgo de la desaparición del partido en Cataluña es real. En todo caso podría quedar en mínima representación como fuerza marginal.

Se puede producir el final de la gestión de un líder que no ha comprendido en Madrid lo esencial de tener un diálogo directo y sosegado con Pedro Sánchez. Y tampoco ha comprendido que tenía que apoyar en Cataluña la figura de Salvador Illa como úico lódfer que puede llevar sosiego, moderación y una nueva cultura de reflexión y diálogo.

Lo más grave es que Pablo Casado mintió en lo dicho a RAC1. Dirigentes del partido y ministros de aquel Gobierno han desmentido que  tuviese ninguna intervención prevista en aquella jornada. El sentimiento que hay en lo que fue la cúpula del partido en aquel momento es de profunda indignación con Pablo Casado por su irresponsabilidad y su frivolidad en un momento clave para Cataluña y para España.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS