UN LARGO FORCEJEO

Fin de la prisión de Álvaro Uribe en su hacienda "El Ubérrimo"

Éxito de la estrategia de sus abogados con la libertad total del expresidente. (Imagen: (
Éxito de la estrategia de sus abogados con la libertad total del expresidente. (Imagen: (
Sin imputación no puede existir medida de detención, la decisión de la juez 30 de control de garantías de Bogotá, Clara Ximena Salcedo. Fin a dos meses de detención domiciliaria del expresidente por orden de la Corte Suprema.
Giro total en la enorme polémica política y judicial que rodea al expresidente Álvaro Uribe, y que le ha convertido en protgonista de las nuevas plataformas de televisión -especialmente la serie Matarife-.



Clara Ximena Salcedo, la juez 30 de control de garantías de Bogotá, ordenó la libertad de Álvaro Uribe -presidente entre 2002 y 2010-. Triunfo inicial de su defensa en el proceso por manipulación de testigos y fin a más de dos meses en detención domiciliaria en su hacienda El Ubérrimo, en el norte de Colombia, por orden de la Corte Suprema.

Giro total en el caso porque Uribe -como buscaba la estrategia de su defensa, será ahora investigado en libertad. Así lo pidieron además el presidente Iván Duque y el Centro Democrático.

“Se dispondrá la libertad inmediata del doctor Álvaro Uribe Velez”, proclamó la juez Clara Ximena Salcedo aunque acotó  que su fallo no se refiere a la nulidad de las actuaciones de la Corte Suprema. “Gracias a Dios”, el hilo inmediato de Uribe con su reacción en su cuenta de Twitter.

 El expresidente, fundador del Centro Democrático, jefe de su bancada, se convirtió en 2018 en el senador más votado en la historia del país, con más de 800.000 votos. Sin embargo renunció posteriomente a su escaño para evitar la intervención de la Corte Suprema, encargada de juzgar aforados como los congresistas.

El pasado 3 de agosto, Uribe fue notificado por la sala de instrucción de la Corte Suprema de la medida de detención domiciliaria que, hasta este sábado 10, cumplió en su hacienda de El Ubérrimo, argumentando su capacidad de interferir en el caso por fraude y manipulación de testigos.

La estrategia de los abogados de Uribe fue correcta. El expresidente renunció a su escaño como senador para sacar el proceso de las manos de la Corte Suprema. Su caso pasó a la Fiscalía, donde ya como un ciudadano común tendría no solo nuevas maneras de defenderse, sino algo aún más importante. La oportunidad de empezar desde la casilla inicial. Por lo pronto, el primer asalto lo ganó el expresidente en una causa judicial compleja y politizada.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS