ANUNCIO DEL PAPA

Insólita bendición Urbi et orbi para derrotar la cruel pandemia del Covid-19

El Papa, conmovido por la gravedad de la pandemia. (Foto: VN)
El Papa, conmovido por la gravedad de la pandemia. (Foto: VN)
Mejoría de la salud del Papa tras sufrir un fuerte resfriado y desatar las alarmas en Ciudad del Vaticano. Francisco mantuvo su gesto de bendecir una vacía e inédita Plaza de San Pedro y convocar a una oración conjunta.
Alivio en Ciudad del Vaticano ante la mejoría en la salud del Papa tras días de gran preocupación por su fuerte resfriado. El papa Francisco sigue con enorme preocupación la lucha titánica contra la pandemia. Le llena de tristeza el sufrimiento de las familias al perder seres queridos y no poder acompañarles y despedirles en los últimos momentos.



También le alarman las implicaciones de la pandemia en cuatro planos. Según fuentes vaticanistas sigue con atención los debates políticos y económicos a nivel general:

1. ¿Por qué no se reaccionó antes?
2. ¿Cómo se va a reorganizar el planeta?
3. ¿Qué rol se abre ahora para el Estado o el superEstado?
4. ¿De que forma se efectuará la recuperación económica?

El Papa sigue con gran atención la evolución de la situación en Italia y la situación general en América Latina. Las imágenes de Buenos Aires vacío le impactaron. Valoró el esfuerzo realizado por Alberto Fernández para buscar consensos en médidas drásticas y difíciles. Está muy preocupado por el alcance de la pandemia en Venezuela en un tejido social muy dañado con situaciones de debilidad y penuria.

En este marco, anunció que impartirá una bendición urbi et orbi extraordinaria, extensiva al mundo entero, para derrotar “con una oración universal” la pandemia de coronavirus convocando además a un rezo mundial del Padre Nuestro.

El Papa imparte la bendición Urbi et orbi en dos ocasiones al año, el Domingo de Pascua y el día de Navidad, 25 de diciembre. Por eso quiso explicar la dimensión de su anuncio. "A la pandemia del virus queremos responder con la pandemia de la oración, de la compasión, de la ternura", señaló.

La cita será, según anunció él mismo, será el próximo viernes 27 de marzo a las 18 (hora local) desde el exterior de la basílica de San Pedro, donde habitualmente tiene las audiencias generales, con la plaza vacía. En la actualidad, la plaza de San Pedro permanece cerrada a turistas y fieles como medida para evitar el contagio.

Además, convocó a rezar en comunión espiritual el Padre Nuestro el próximo miércoles 25 de marzo, cuando la Iglesia conmemora la fiesta de la Encarnación del Hijo de Dios. "Recémoslo muchas veces, pero todos a la vez, a mediodía", la llamada del Papa.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS