IVANKA EN PELIGRO

Jared Kushner, el yerno de Trump, fue quien dio las órdenes a Michael Flynn

Una confesión en el Rusiagate amenaza como nunca a Trump. (Foto: ABCnews)
Una confesión en el Rusiagate amenaza como nunca a Trump. (Foto: ABCnews)
Michael Flynn, el ex asesor de Seguridad Nacional de Donald Trump, acorralado por el escándalo del Rusiagate, aceptó la acusación de los fiscales. Paso de gigante en la investigación de Robert Mueller.
Michael FlynnMichael T. Flynn, es quien ha puesto hasta ahora más en peligro el mandato de Donald Trump. El presidente de los Estados Unidos acabará 2017 plácidamente en una Casa Blanca envuelta en algodón por Melania. La primera dama la convirtió en más blanca que nunca con su toque navideño y sus gustos de decoración.



2018, y la próxima Navidad, son sin embargo inciertas. ¿Habrá un nuevo Día de Acción de Gracias de la familia Trump en la Casa Blanca? Los analistas están divididos.



El exconsejero de Seguridad Nacional aceptó colaborar con el fiscal especial de la trama rusa. El teniente general Michael Flynn se declaró culpable de falso testimonio al FBI y admitió que le pidieron contactar con Rusia. El yernísimo es el siguiente sospechoso.

Muy importante en Washington. El exconsejero de Seguridad Nacional empezó  a colaborar con el fiscal especial de la trama rusa, Robert Mueller, quien es un hombre rocoso, inflexible en su determinación, y con autoridad moral. Atención a las opciones que se abren, que son realmente serias.



Michael Flynn aceptó ante un tribunal los cargos de falso testimonio por haber mentido al FBI sobre sus conversaciones con el anterior embajador de Rusia en Estados Unidos. Además ha admitido que los círculos (la plana mayor) del Partido Republicano le pidieron “entablar contacto directo” con Rusia. No fue una orden directa de Donald Trump sino de su mano derecha, el marido de Ivanka, el yernísimo.

Todo sucedió cuatro días después de la toma de posesión del presidente. Michael Flynn, como nuevo consejero de Seguridad Nacional, fue interrogado por el FBI y negó haber examinado con el embajador de Rusia en Washington las sanciones al Kremlin. No dijo la verdad. Mintió. Duro 24 días en el cargo. Al final el presidente le dejó caer.

Atención al nuevo giro de la trama rusa. Apunta al círculo íntimo de poder en la Casa Blanca, Ivanka, la hija preferida del presidente. y su marido. Ambos pueden ser investigados. El escenario de un choque político comienza a visualizarse. Si Ivanka y su marido se ven forzados a dejar la Casa Blanca, las reacciones del presidente serían imprevisibles. ¿Dimisión antes de su juicio? De nuevo cruda realidad y política ficción de la mano en el escenario del trumpismo.
 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS