DRAMA MUNDIAL

Xi Jinping culpable, el juicio terminante de Guy Sorman a Cristián Pizarro Allard

¿Qué futuro político para Xi Jinping? (Foto: HBO)
¿Qué futuro político para Xi Jinping? (Foto: HBO)
China mintió y no dijo la verdad sobre el drama del coronavirus. Gyu Sorman fue categórico a Cristián Pizarro Allard en su análisis a "El Mercurio" de la crisis que envuelve y transforma a todo el siglo XXI.
Xi Jinping, ¿inocente oculpable? Guy Sorman no dudó en responsabilitar al Partido Comunista de China (PCCh) de la crisis que envuelve y transforma a todo el siglo XXI. Declaraciones al Legacy Media  El Mercurio de enorme impacto mundial. 

El embajador de China en Santiago,  Xu Bu, le contestó e increpó de forma ácida. Guy Sorman fue aún más contundente en su respuesta.



Guy Sorman, de 76 años, afincado en Nueva York, es economista, periodista, y filósofo. Analista del capitalismo moderno, forma parte de los profetas franceses que han estudiado y analizado a fondo el fenómeno de la China que despierta, irrumpe y domina. Defensor del liberalismo clásico, se sitúa en la senda de la tradición de Alexis de Tocqueville.



¿Xi Jinping, a bad boy?

Cristián Pizarro Allard, en el nuevo periodismo telemático del teletrabajo, indagó y logró para El Mercurio una entrevista de impacto mundial que hizo reaccionar airadamente a Pekín y su embajador en Santiago (no hay que olvidar que Chile está volcado a la cuenca del Pacífico).

Las declaraciones de Guy Sorman fueron tajantes:

1. Aviso en diciembre de 2019 de un nuevo SARS

"Considero que son responsables, ya que a mediados de diciembre del año pasado los médicos de Wuhan informaron al Gobierno chino sobre un nuevo coronavirus que estaba causando muertes en hospitales, similar a lo que había ocurrido con la neumonía SARS que surgió en 2003".

2. De Wuhan a Hubei y todo el mundo

"Como sabemos, al Gobierno de China no le gustan las malas noticias, y durante un mes decidieron decir que no era cierto, mientras se castigaba de forma severa a doctores y se les prohibía decir la verdad. Esto continuó por un mes, y como consecuencia, el virus que apareció en Wuhan ya se había esparcido a toda la provincia de Hubei y luego al resto de China y del mundo".

3. China lo ocultó por motivos políticos

"Podrían haber contenido la enfermedad a Wuhan. No se hizo por motivos políticos, por lo que creo que es ético y legal considerar al Gobierno chino como responsable directo de esta pandemia".

4. Xi solo permite la versión del éxito

"Esto no es un tema de mal manejo o malicia. Es algo que tiene que ver con la estructura e ideología del régimen. Es un Gobierno muy centralizado. Todo pasa por el presidente y a él no le gustan las malas noticias, por lo que todos los burócratas están entrenados para promover exclusivamente el éxito chino".

5. Abierta una crisis en el PCCh

"La gente en China está furiosa con el presidente y el Partido Comunista, ya que Xi Jinping es considerado uno de los responsables principales de la proliferación de la pandemia dentro de su país. Esto significa que habrá consecuencias políticas dentro de China, y no podemos descartar posibles cambios al más alto nivel".

6. La industria china, el gran perdedor

"Habrá consecuencias a nivel internacional. Primero, no existía confianza entre China y el resto del mundo, pero ahora, más que una ausencia de confianza, lo que hay es una desconfianza hacia China. También habrá consecuencias económicas, ya que el mundo occidental se dio cuenta de lo dependiente que es de la industria china. El gran perdedor de esta pandemia va a ser China".

El ataque de Xu Bu

Las declaraciones de Guy Sorman resultaron incendiarias para Pekín. El embajador de China en Santiago, Xu Bu, contestó con dureza. Advirtió de su doble nacionalidad señalando que eso explica por qué "su pensamiento es tan contradictorio, y su mentalidad tan caótica".

"No importa que el gato sea blanco o sea negro, mientras logra cazar ratones es un buen gato. Espero que por muy distintos que sean los sistemas, puedan servir para traer riqueza y felicidad a la gente común y permitir desarrollo y prosperidad", la carta enviada por el embajador a la Redacción de El Mercurio. "Las palabras y acciones para demonizar a China son despreciables", espetó.

La réplica de Guy Sorman

A su vez Guy Sorman envió una carta de rèplica a El Mercurio. Sus argumentos fueron aún más contundentes:

1, Sin Occidente no habría una China moderna

"Como académico independiente, mi análisis se basó en los hechos que he reunido a lo largo de mi carrera, lo que incluye todos los años que he estado en China. Desde mi primer viaje a ese país, en 1966, he visto de primera mano el espectacular avance económico, gracias a la apertura de la nación. China se convirtió en el primer beneficiario de la globalización. Sin los consumidores occidentales, no habría una China moderna”.

2. Deber ético

"Es muy probable que el embajador Bu esté desinformado porque a ningún funcionario chino se le permite reconocer que un académico puede ser completamente y no servir a ningún Gobierno. En cierta forma, yo cumplo mi deber ético cuando el embajador Xu Bu también cumple su deber, el cual es retransmitir la maquinaria propagandística de Beijing".

3. La guerra estratégica que no existió

"Se trata de persuadir de que la pandemia no empezó en China. Estoy de acuerdo en que no se le puede llamar virus chino, pero no hay duda, empezó en Wuhan. El liderazgo chino tuvo que reconocer la verdad y empezar una guerra estratégica contra el virus en momentos en que miles de chinos contraían la infección y morían".

4. Li Wenliang murió por decir la verdad

"No soy una persona que deteste China, me encanta su pueblo y me entristece cuando veo que el régimen de su país pone su orgullo e intereses sobre el bienestar de su propio pueblo. Señor embajador, mi héroe chino es el Dr. Li Wenliang, quien murió por decir la verdad en Wuhan. ¿Le hará junto conmigo una reverencia?".

En el comienzo de la crisis, la epidemia en Wuhan dibujó un momento Chernobyl para Pekín -el accidente nuclear en Ucrania en 1986 precipitó el fin del régimen soviético-. China logró recuperar el control y pasar a la ofensiva. Ahora la situación giró de forma drástica. "Mientras peor sea el brote fuera, mejor imagen para Xi dentro del país", sentenció el analista Bill Bishop en la newsletter en China Sinocism.

En China, el oftalmólogo Li Wenliang murió tras intentar contar la verdad. Ai Fen, la directora de la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Central de Wuhan, fue silenciada y está desaparecida. 

Todo está abierto dentro y fuera de China. Si hay una buena gestión fuera de China de la mayor crisis desde la II Guerra Mundial, el margen de maniobra de Xi Jinping será más estrecho. Asi de dramático y crítico.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS