PRIMER CATÓLICO DESPUÉS DE JFK

Leo Jeremiah O´Donovan, el jesuita que bendecirá a Joe Biden

Leo ODonovan, Jerry, el jesuita que bendecirá a Joe Biden. (Foto: @kevinjoel90)
Leo ODonovan, Jerry, el jesuita que bendecirá a Joe Biden. (Foto: @kevinjoel90)
El miércoles 20, a las 17,30 (hora peninsular del España), Leo O´Donovan, conocido cariñosamente como Jerry, bendecirá a Joe Biden en su toma de posesión y jura en el momento más emocionante del solemne acto en Washington.
Frente a las teorías conspirativas, y el ataque de la extrema derecha en Estados Unidos y en España (Vox, apoyado por católicos y ultracatólicos), el Partido Demócrata no es socialista ni comunista, ni representa una conjura contra los valores católicos. Aunque tiene diferentes sensibilidades y alas, desde una óptica europea, el Partido Demócrata estaría en una escena política entre el centro derecha y el centro izquierda.



Joe Biden, católico, de 78 años, está casado, tras haber enviudado, con Jill Tracy Jacobs, presbiteriana, de 69 años. Forman un matrimonio ecuménico.

Joe Biden, con una vida de enormes desafíos personales, y con durísimas pruebas del destino y la vida, está muy unido al jesuita Leo Jeremiah O´Donovan, conocido cariñosamente como Jerry por sus amigos dentro y fuera de Estados Unidos. El padre O'Donovan (Nueva York, 1934), uno de los jesuitas más respetados en Estados Unidos, es en la actualidad director espiritual de Joe Biden. Pertenece a una familia de origen irlandés extendida en Estados Unidos y con familiares en España. Además de hablar español, mantiene una excelente relación con el Rey Felipe VI.

Joe Biden ha querido elegirle para bendecir su investidura, un acto que no contará con la presencia del presidente saliente, Donald Trump. El padre O'Donovan fue rector de la Universidad de Georgetown. A sus 86 años será el encargado de bendecir al nuevo presidente de Estados Unidos en la oración que tiene lugar al comienzo de la ceremonia de la toma de posesión.

La relación entre la familia Biden y O'Donovan (graduado suma cum laudem en psiquiatría en Georgetown) viene de largo. El jesuita fue quien presidió el funeral del hijo mayor, Bau Biden, fallecido de un cáncer cerebral a los 46 años en 2015. O'Donovan sufrió enormemente con la muerte de Bau, un golpe terrible para su padre, Joe Biden. Para O'Donovan, el nuevo presidente de los Estados Unidos es "un católico profundamente fiel y muy creyente", unido a las ideas del papa Francisco.

Biden, segundo católico que accede a la Casa Blanca, después de John Fitzgerald Kennedy, ha participado activamente en la campaña de recaudación de fondos para el Servicio Jesuita a Refugiados, que dirige personalmente el padre O'Donovan.

Durante más de una década -entre 1989 y 2001- estuvo al frente de una de las universidades más prestigiosas de Estados Unidos. Su gestión en Georgetown ha supuesto elevar la calidad y poner en orden las finanzas de la universidad.

Como rector, tuvo durante dos años a Felipe de Borbón, hoy Rey de España, como estudiante del master en Relaciones Internacionales. Surgió entonces una relación directa y estrecha entre rector y alumno que se plasmó en la creación de la cátedra Príncipe de Asturias de Estudios Españoles.

Desde entonces le une una relación muy estrecha con el Rey. En sus visitas a España, a la parte de su familia de origen irlandés afincada en nuestro país, suele acudir a La Zarzuela invitado por el propio Felipe VI.  En 2006 viajó a la isla de Ibiza para celebrar el matrimonio en el bellísimo marco de la iglesia de San Rafael, de Cristoph von Reiche, uno de los compañeros de pupitre en el máster y amigo íntimo del Rey. Fue testigo en la boda de Felipe y Letizia.

El padre O'Donovan conoce muy bien los enormes desafíos de Joe Biden porque él ha sufrido personalmente en Estados Undos el ataque de la extrema derecha y los ultracatólicos. Biden, como presidente, no dudará en una presidencia ética, basada en valores cristianos, y sin duda acometerá iniciatvas que están llamadas a tener un hondo calado y trascendencia en Estados Unidos.

Unir y servir, y respetar profundamente la dignidad de las personas, son los principios de un presidente de un solo mandato que caminará rápidamente en iniciativas que van a sorprender y está llamado a dejar una huella aún más profunda que la de Ronald Reagan.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS