CAMPAÑA DE DESPRESTIGIO

Pornovenganza, el escándalo que acabó con la carrera de Katie Hill

Un escándalo sexual acaba con la carrera política de Katie Hill. (Foto: @KatieHill4CA)
Un escándalo sexual acaba con la carrera política de Katie Hill. (Foto: @KatieHill4CA)
La congresista demócrata por California comunicó su renuncia al cargo en el Congreso de Estados Unidos ante la polémica historia que ha salpicado su figura política.
Katie Hill era hasta hace unos días una de las estrellas del Partido Demócrata. Una de las jóvenes congresistas que llegaron al Capitolio en las elecciones legislativas de noviembre de 2018. Pese a ser una de las jóvenes congresistas mejor valoradas, en las últimas semanas un escándalo la ha puesto en el ojo del huracán. 

La joven política decidió dimitir por una cuestión de "pornovenganza". En este caso, se le acusó de haberse acostado con un miembro de su equipo en el Congreso y haber también mantenido relaciones con una ayudante de su campaña.

“Anuncio mi renuncia al Congreso con el corazón roto (…) Esta es la decisión más difícil que he tenido que tomar, pero creo que es la mejor para mis electores, mi comunidad y nuestro país”, escribió la exparlamentaria de 32 años en su carta de renuncia.

Esta última semana, el Comité de Ética de la Casa Blanca abrió una investigación en contra de Hill, tras haber sido acusada de haber mantenido relaciones sexuales con su director legislativo, Graham Kelly. Esta situación violaría una nueva regla de la Cámara de Diputados dispuesta en tiempos del #MeToo: a partir del 2018 se prohibieron las relaciones entre miembros del Congreso y sus empleados.

A pesar de que en un inicio Hill negó la relación en una carta dirigida a sus electores, posteriormente admitió mantener una relación que calificó de “inapropiada”. Asimismo, en su carta de renuncia, Hill reveló que su actual esposo y “agentes políticos odiosos” coordinaron una campaña de desprestigio en su contra.

Sin embargo, no evitó disculparse por “los errores que cometió en el camino” y pidió perdón a las personas que salieron heridas producto del escándalo.

El incendio comenzó la semana pasada, cuando una web conservadora llamada RedState publicó que Hill mantenía relaciones con el citado director legislativo y, por otra parte, también una relación a tres con su marido y la citada ayudante de campaña.

De este último asunto, tanto este portal como el tabloide británico Dailymail publicaron fotografías. Y añadían mensajes de textos con la empleada. La congresista ha acusado a su esposo de haber puesto en marcha una “sucia campaña de ciberexplotación” y anunció que llevará a los tribunales esa violación de su intimidad.



 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS