EL FBI INVESTIGA

Q-Shaman, el líder de Q-Anon que se hizo con el asiento de Nancy Pelosi

El poder de Q-Shaman en la ocupación del Capitolio. (Foto: @QanonAnonymous)
El poder de Q-Shaman en la ocupación del Capitolio. (Foto: @QanonAnonymous)
La policía de Washington publicó las imágenes de las personas buscadas por el asalto al Capitolio de Estados Unidos. Q-Shaman, el hombre que entró vestido con pieles y cuernos, el más buscado por el FBI.


Los momentos mas dramáticos estuvieron en la exhibción de la bandera de la Confederación en el corazón del Capitolio.

La bandera roja de franjas azules en forma de X y estrellas blancas de los tiempos de la Guerra Civil en Estados Unidos entre 1861 y 1865. Los días en que 11 estados del
Sur buscaban la secesión de la Unión para formar los Estados Confederados de América. Los estados del Sur que integraron aquella confederación eran Carolina del Sur, Mississippi, Florida, Alabama, Georgia, Louisiana, Texas, Virginia, Arkansas, Tennessee y Carolina del Norte. Esta bandera, en la ocupación del Capitolio, se exhibió sin pudor y con arrogancia.



La segunda secuencia tuvo su foco en el hombre que asaltó el Capitolio disfrazado de bisonte y ocupó con desafío, burla y prepotencia el asiento de Nancy Pelosi. Se convirtió en el símbolo del asalto al Congreso que pudo acabar en una matanza. 



El hombre búfalo, buscado activamente por el FBI, es Jake Angeli, miembro del movimiento de teorías de la conspiración Qanon que se hace llamar Yellowstone Wolf en su canal de YouTube. Asegura que existe una red de pornografía infantil y tráfico sexual de menores dirigida por el Partido Demócrata.

Natural de Phoenix (Arizona) Angeli, de 27 años, se considera el elegido de Qanon, el grupo formado en foros de internet y que ha sido etiquetado por el FBI como potencial amenaza de terrorismo doméstico.



El hombre búfalo insiste en denigrar al Partido Demócrata como el malvado, el partudo de la trata de personas, la injerencia en el Gobierno, y el responsable del "fraude" electoral contra Donald Trump. Yellowstone Wolf presidió momentáneamente la Cámara de Representantes en una imagen icónica de este año y también del siglo XXI.

Jake Angeli es conocido en las redes sociales como The Q Guy The Q-Shaman, el líder más representativo del movimiento radical en Estados Uidos llamado Q-Anon (Abreviatura de Q-Anónimo), el grupo de ultraderecha y ultraconservador que apoya a Donald Trump y asegura que hay una conspiración contra él.

La evolución de QAnon

Arancó en 4chan, un foro de internet donde cualquier persona puede publicar comentarios y fotografías de manera anónima. En octubre de 2017, un usuario anónimo llamado "Q" dijo ser un miembro del gobierno de Estados Unidos con gran acceso a temas de seguridad.

Reveló que la investigación de Robert Mueller sobre la presunta relación entre la campaña de Trump y Rusia es en realidad una investigación sobre élites globales. El 30 de octubre de 2016, una cuenta de Twitter de un supremacista blanco afirmó que se habían encontrado correos electrónicos en el ordenador de Anthony Weiner -exesposo de Huma Abedin, que era la mano derecha de Hillary Clinton- que hablaban de la existencia de un grupo de pedófilos pertenecientes al Partido Demócrata.

Este rumor llevó a que el 4 de diciembre de 2016, Edgar Maddison Welch, de 28 años, disparara un rifle de asalto en un restaurante italiano en Washington DC, donde, se decía, se reunían los pedófilos. El incidente fue llamado el Pizzagate.

Ahora, los seguidores de QAnon discuten y denuncian a los supuestos pedófilos en foros como 4chan, 8chan, Reddit y redes sociales como Twitter y Facebook.

Trump nunca ha hablado de manera directa sobre QAnon y tampoco ha escrito la palabra en su cuenta de Twitter. Sin embargo en su último acto en Tampa, Florida, Trump mencionó cuatro veces en su discurso el número 17, al repetir una y otra vez que antes de haber sido presidente había estado en Washington "unas 17 veces". La letra "Q" es la número 17 del alfabeto y esa coincidencia hace que los seguidores de Trump lo vean como una validación.

Antes de llegar a la Casa Blanca, y después como presidente, Trump ha basado su poder en la retórica de la conspiración de manera continua. Construyó su coalición con sus seguidores -el trumpismo- basado en las conspiraciones y se comunica con ellos con un discurso conspirativo.

¿Es peligrosa QAnon? Ahora llegó la respuesta con el intento de golpe de Estado, el asalto al Congreso y su ocupación, burla y destrozo, lo que ha causado conmoción y dolor en el país y a nivel mundial.

En este asalto han participado los grupos que componen el trumpismo:

1. El movimiento MAGA (Make America Great Again).

2. Personalidedes y grupos de extrema derecha, derecha alternativa o alt-right, y el movimiento supremacista blanco que llevó las banderas de la Confederación.

3.  Seguidores fanáticos, de forma incondicional, en las redes como Ashli Babbitt, trágicamente fallecida en el asalto.

4. Extremistas radicales de extrema derecha, las milicias trumpistas, que entraron disfrazados para ocultar sus armas cortas y largas.

5, Las milicias de los Proud Boys, la banda de la derecha alternativa dirigida por Enrique Tarrio. Son los enemigos declarados del movimiento Black Lives Matter. Una milicia formada solo por hombres. Movimiento violento y cargado de odio contra los negros. 

Por primera vez FBI y CIA han descubierto y comprendido que los Proud Boys y el movimiento QAnon con sus teorías conspirativas han penetrado de forma profunda en amplios sectores del Partido Republicano. Un partido conservador, de centro derecha, que ha evolucionado en importantes bosas de votantes, bajo Trump, a protagonizar actos violentos.

Atención a que bajo la influencia, apoyo directo y arenga de Trump estos movimientos -como Proud Boys, QAnon y Boogaloo- han llegado a la convicción de que pueden provocarr una segunda guerra civil.

En 2020 dejaron de ser grupos de Internet. En 2021 se convirtieron en protagonistas de todas las cadenas de televisión con un asalto planificado y programado al Capitolio.

Esta vez quisieron humullar e intimidar a congresistas y senadores. Pero dejaron escrito un mensaje en la mesa de Nancy Pelosi de que volverán. ¿Esta vez dispuestos a disparar sus armas largas?

Joe Biden lo ha advertdo seriamente. El "terrorismo doméstico", tras los sufrimientos de la COVID-19, no puede convertirse en factor de muerte, destrucción y sufrimiento para el país.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS