DAR LA CARA

Sáenz de Santamaría invitó a Carles Puigdemont a acudir al Senado

La vicepresidente aseguró que no ha habido ningún contacto desde el sábado entre el Gobierno de Mariano Rajoy y el de Puigdemont, y reiteró que este proceso ya está en manos del Senado.
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
Soraya Sáenz de Santamaría invitó este lunes a Carles Puigdemont a acudir al Senado y expresar en este ámbito las alegaciones que quiera aportar a la puesta en marcha del artículo 155. La vicepresidenta explicó que desde el sábado no ha habido ningún contacto con la Generalitat.

"Llegados a este punto", indicó el Ejecutivo central ha pedido a la Cámara alta el aval para cesar al gobierno catalán, se está en "otra dinámica" y debe ser “públicamente donde si la Generalitat quiere expresar lo que tenga oportuno, pueda hacerlo”. El presidente catalán recogió el guante y fuentes de su entorno señaló poco después que este está dispuesto a acudir a la Cámara alta. 

La vicepresidenta, en dos entrevistas distintas, no quiso entrar al detalle de qué pasará si antes de que el pleno de la Cámara alta, el próximo viernes, apruebe las medidas acordadas, Puigdemont convoca unas elecciones autonómicas o el Parlamento catalán declara formalmente la independencia. 

Sáenz de Santamaría sólo señaló que el 155 está ahora en manos del Senado, que tiene “capacidad de adaptarse” a los posibles nuevos escenarios en Cataluña e incluso modificar las medidas aprobadas por el Consejo de Ministros del pasado sábado “hasta el final de la tramitación” del artículo. La Cámara alta “tiene capacidad de valorar las circunstancias que se vayan produciendo e introducirlas en el acuerdo”, remarcó. 

También fue claro el ministro de Justicia, Rafael Catalá, quien señaló que tanto el Ejecutivo como las Cortes podrían cambiar las medias aprobadas el pasado sábado si se producen novedades en Cataluña. "Ante cualquier novedad, se producirán respuestas, bien por el Gobierno, o bien por el propio Senado, dentro del procedimiento del 155", indicó. 

Por todo ello, la vicepresidenta señaló que el precepto constitucional, incluso una vez aprobado, permite "una aplicación gradual" y si se observa que los altos cargos del gobierno catalán incumplen su mandato, se les puede cesar al igual que a los consejeros. 

Sáenz de Santamaría advirtió a Puigdemont que "dejará de serlo cuando se publique el acuerdo” en Boletín Oficial del Estado, previsiblemente el próximo sábado. Ante la eventualidad de que Puigdemont y su gobierno catalán se atrincheren e intente impedir su cese, la mano derecha de Mariano Rajoy avisó de que los máximos responsables de la Generalitat no están investidos “por ninguna autoridad divina” ni por la “mano de Dios”, sino porque “así lo marca la Constitución”.

De ahí que, una vez de que su relevo entre en vigor, su cese será una “realidad política y jurídica […] por mucho que quieran vivir en la ficción que quieran”.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS