RELACIONES LABORALES

El salario bruto anual subió un 4,6%, su nivel más alto desde 2008

El salario representó para las empresas el 74 del coste total de su actividad. (Foto: Envato)
El salario representó para las empresas el 74 del coste total de su actividad. (Foto: Envato)
El sueldo de cada trabajador representó para las empresas el 74% del coste total dentro de su actividad y, dentro de este apartado, lo que más peso tuvo fueron las cotizaciones obligatorias a la Seguridad Social.
Según los últimos datos de la Encuesta Anual del Coste Laboral (ECL) elaborada por el INE, el salario bruto anual por empleado alcanzó los 25.353,22 euros en 2022, lo que representa un aumento del 4,6% con respecto al año anterior y la cifra más alta desde 2008.

En cuanto al coste laboral por trabajador, este fue de 34.286,05 euros brutos, un 4,2% más que en el año anterior. Sin embargo, tras deducir subvenciones y deducciones recibidas, el coste total neto fue de 34.058,83 euros por empleado.

El salario y las cotizaciones a la Seguridad Social conjuntamente representaron el 97,4% del coste bruto. El sueldo de cada trabajador supuso el 74% del coste total dentro de la actividad de las empresas, siendo las cotizaciones obligatorias a la Seguridad Social el apartado que más peso tuvo con el 23,5% del coste total.

Aparte de los sueldos y cotizaciones, el coste laboral incluye otros gastos adicionales, tales como beneficios sociales, cotizaciones voluntarias, prestaciones sociales directas e indemnizaciones por despidos.

Cabe mencionar que, aunque los sueldos brutos aumentaron en 2022, la inflación fue del 5,7% durante ese año, lo que implica una pérdida de poder adquisitivo para los trabajadores.

Existen notables diferencias en el coste laboral por trabajador según los sectores de actividad, variando desde los 20.744 euros brutos anuales en hostelería hasta los 82.181 euros en suministros de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado.

Además, ciertas actividades experimentaron mayores crecimientos en el coste laboral, como hostelería, actividades inmobiliarias y otros servicios, mientras que en industrias extractivas e información y comunicaciones se registraron descensos anuales.

Las indemnizaciones por despido representaron mayores costos laborales en actividades financieras y de seguros, así como en actividades inmobiliarias.

El coste laboral también varió según la región, siendo la Comunidad de Madrid la de mayor coste con 40.131 euros por empleado, seguida por el País Vasco, Cataluña y Navarra.

En contraste, Extremadura, Canarias y Murcia fueron las regiones con menores costos laborales. La diferencia entre Madrid y Extremadura en este aspecto superó los 12.000 euros por empleado.

En términos de variación del coste respecto a 2021, Canarias, Baleares y La Rioja registraron las tasas más elevadas, mientras que Región de Murcia, País Vasco y Principado de Asturias presentaron los menores aumentos, con alzas por debajo del 3%.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS