GESTO DE HUMANIDAD

Salvador Illa desveló su momento más duro y dramático en Sanidad

"Llevo conmigo a quienes padecen la enfermedad y a quienes han perdido un ser querido", la despedida de Illa. (Foto: La Sexta)
Ni el presidente del Gobierno ni el ministro de Sanidad imaginaron nunca que el Ministerio se convertiría en la cartera más estratégica y de mayor responsabilidad al estallar la peor crisis internacional desde la II Guerra Mundial.
Sin aspavientos ni protagonismo. Fue una despedida con sencillez de quen tuvo claro desde el primer momento su misión de servir a la sociedad. Reveló por primera vez, en su gestión de soledad, el momento más duro y dramático. La cpmunicación que hizo al presidente del Gobierno cuando la COVID-19 se convirtió en un infierno en toda España.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, aseguró que abandona el cargo "con mucha pena", pero con el "honor" de haber servido a "todos los españoles" y con la intención de seguir dando lo mejor de sí mismo "donde pueda ser más útil" y para "derrotar todos juntos a este virus".

"Para mí ha sido un honor servir a todos los españoles. Me voy con mucha pena: dejo en Madrid, que es una ciudad fantástica, a muchos amigos, dentro del Gobierno por supuesto, pero también fuera", declaró  tras comparecer en conferencia de prensa tras su última reunión en el Consejo de Ministros.

En su marcha se lleva consigo "a todas las familias que han padecido o siguen padeciendo la enfermedad y a todos los que han perdido a un ser querido", porque uno de los momentos más complicados de este año al frente de la Sanidad fue cuando tuvo que proponer al presidente del Gobierno que se restringiera el acompañamiento de los familiares a los fallecidos por la COVID-19.

En esta nueva etapa que comienza con la aspiración de presidir la Generalitat de Cataluña seguirá "enfocado en dar lo mejor" de sí mismo "junto a todos y todas para derrotar todos juntos a este virus". "Estoy convencido, no tengo ninguna duda, de que vamos a lograr erradicarlo definitivamente".

Antes de dejar su cargo al frente de Sanidad, Illa ha querido trasladar su "respeto" a los miembros de la Comisión de Sanidad del Congreso y del Senado, de "reconocimiento y gratitud" a los 23 consejeros autonómicos con los que ha trabajado durante este año y su admiración a los profesionales sanitarios y no sanitarios a los que esta "pandemia terrible ha puesto a prueba". Tampoco ha olvidado "el comportamiento ejemplar" de la ciudadanía, que en su mayoría ha cumplido con unas medias "muy duras que han alterado nuestra vida cotidiana".

"Me considero, me siento un servidor público, dicho sea con toda humildad; les aseguro que siempre estaré donde crea que pueda ser mas útil. Muchas gracias a todos ustedes", concluyó.

Antes, Illa apuntóque hasta siete comunidades autónomas se encuentran ya en período de "estabilización" de casos dentro de la tercera ola de la pandemia, o "incluso en descenso". "En siete comunidades autónomas se observa ya una estabilización, si no incluso un descenso de los casos. La preocupación ahora es que el ritmo de bajada sea lo más rápido posible", subayó.

Por último,confirmó la existencia de 195 casos de la cepa británica del coronavirus, mientras otros 161 están todavía en investigación, según los datos recopilados hasta el lunes por parte del Ministerio.

Por sau parte el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, vaticinó que "en cuatro, cinco o seis semanas sea la cepa dominante". "Tenemos que ver a qué velocidad evoluciona. Pero es muy posible que para marzo sea la mayoritaria", detalló en su conferencia de prensa.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS