SITUACIÓN LÍMITE EN BARCELONA

Saqueos, destrucción, vandalismo e intento de asesinar a un policía

Un grupo de encapuchados prendió fuego a un furgón de la Guardia Urbana con un agente dentro. (Foto: 24h/RTVE)
Un grupo de encapuchados prendió fuego a un furgón de la Guardia Urbana con un agente dentro. (Foto: 24h/RTVE)
Sucesos de extrema gravedad. Convocados por Arran (organización independentista) y la CUP, los manifestantes prendieron fuego a un vehículo de la policía con agentes dentro y protagonizaron ataques y saqueos de bancos, hoteles y comercios.


Grupos de manifestantes en la movilización de este sábado en Barcelona por el encarcelamiento de Pablo Hasél han causado destrozos en La Rambla de Barcelona y tirado objetos contra la comisaría de la Guardia Urbana. Prendieron fuego a una furgoneta de la policía local cuando aún había agentes en el vehículo. Los agentes lograron salir.

Poco antes quemaron contenedores en el Portal de Santa Madrona -junto a la avenida Drassanes-, después de pasar por la Rambla del Raval. Ataques a entidades bancarias, comercios y hoteles con escenas de robios, saqueos e incendios. Tiraron al suelo contenedores, vallas y macetas de la calle. Manifestaciones y disturbios en Tarragona, Lleida, Girona y Vic (Barcelona).

En Barcelona, quemaron una furgoneta de la Guardia Urbana en La Rambla, atacaron la comisaría, asaltaron más de media docena de oficinas bancarias, un hotel y saquearon  tiendas del centro de la ciudad, entre ellas, Decathlon.

La protesta fue convocada por Arran, la CUP, Endavant, el Sindicat d'Estudiants dels Països Catalans (SEPC) y los CDR, y la han apoyado, entre otros, el Sindicat de Llogaters y Podem Catalunya.

Los manifestantes esta vez han sumado reivindicaciones sociales y de carácter independentista. Reclamaron la "amnistía total, la disolución de los antidisturbios, autodeterminación y pan, techo y trabajo".

Una marcha bajo el lema el lema de "Fins que caiguin. Res a perdre, tot per guanyar" (Hasta que caigan. Nada que perder, todo por ganar).

En los graves sucesos, se han atacado más de media docena de oficinas bancarias, un hotel y un concesionario de coches rociando los automóviles con líquidos inflamables. Diversas tiendas fueron saqueadas. Asaltado totalmente el Decathlon ubicado en la calle Canuda y el Zara de la plaza Cataluña esquina con la calle Bergara. Además, han provocado un incendio en una de las tiendas más emblemáticas de la ciudad, la Casa de los Paraguas, en la Rambla de Barcelona.

Otros establecimientos atacados han sido el hotel NH de la Rambla Cataluña con la calle Diputación, al que han rociado con líquido inflamable, al igual que ha sucedido en un concesionario adyacente a este establecimiento hotelero, y también ha provocado daños en un restaurante del centro de la ciudad.

Asimismo, más de media docena de oficinas bancarias han sido apedreadas, provocando la rotura de cristales e, incluso, en dos de ellas se han producido fuegos en su interior.

Indignación y repulsa policial

La totalidad de los cuerpos policiales han mostrado su malestar y la repulsa por el incendio de uno de los furgones de la Guàrdia Urbana que protegía la comisaría de la policía local barcelonesa en las Ramblas. 

Desde el sindicato SPC Mossos i PL (Policía Local) mandaron mensajes de apoyo a las unidades que trataban de sofocar la revuelta. "Esperamos que el resto de compañeros que hoy estaréis al pie del cañón trabajando para reestablecer el orden no sufráis daños. Muchos ánimos y todo nuestro apoyo".

Indignación a la vez ante las imágenes de la furgoneta policial en llamas que difundíam las redes sociales.

En Twitter, el SUP (Sindicato Unificado de la Policía) expresó su preocupación e indignación.

"Altercados en #Barcelona Esto no es #LibertadDeExpresión es simplemente vandalismo puro y duro. Aprovechar el encarcelamiento de #PabloHasel para destrozar las ciudades es una excusa torpe y sin argumentos. Todo nuestro apoyo a nuestros #compañeros #Mossos".

Críticas a la vez a los partidos políticos en el Govern como resposables en parte de lo ocurrido. Desde Fepol (Federación de Profesionales de la Seguridad Pública) subrayó la gravedad de los disturbios en Barcelona:

"Esta noche la vida de agentes Guardia Urbana de Barcelona ha corrido serio peligro. Los agentes de Policia Local,  mossos.. estamos indefensos por la clase política en Cataluña. La violencia va en aumento y observamos perplejos políticos avalandola ¿esto dónde se ha visto?".

"Esperamos un posicionamiento coherente de todos los partidos del Parlament (Parlamento de Cataluña). Esto no puede seguir así, la violencia hacia los agentes cada vez es peor. Necesitamos firmeza hacia los violentos y garantías para los garantes de la seguridad". su nuevo hilo en Twitter.

Desde SICME, el sindicato que agrupa al 90% de los mandos superiores de los Mossos d'Esquadra, estallaron de una vez ante la violencia antsistema y anticapitalista:

"En esta manifestación convocada por la CUP, entre otros, se ve claramente cuál es el modelo de orden público que proponen. ¿Diputados y diputadas, el cambio empieza por intentar matar agentes de policía quemándolos?", dijeron apuntando directamente referencia a Junts (JuntsXCat) -la alianza teledirigida por Carles Puigdemonyt- y Esquerra Republicana -el partido de Oriol Junqueras.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS