SITUACIÓN LÍMITE

Trump ante el vértigo de abrir en Irak una guerra mayor que en Afganistán

Donald Trump en su mensaje a la nación. (Foto: ABCnews)
Donald Trump en su mensaje a la nación. (Foto: ABCnews)
Hubo horas de suspense. Donald Trump compareció acompañado del secretario de Defensa, Mark Esper; del vicepresidente, Mike Pence; del secretario de Estado, Mike Pompeo, y de miembros de la cúpula militar.
Estados Unidos golpeó y recibió la respuesta. Poderosos asesores advirtieron al presidente de los riesgos políticos, militares y económicos. Donald Trump sintió vértigo de una respuesta brutal a Irán.



En su mensaje al país, anunció nuevas y "poderosas" sanciones económicas contra Irán, a la vez que instó a las potencias mundiales, como el Reino Unido, Francia y Rusia, a que "rompan" con el acuerdo nuclear de 2015 con Irán para renegociar un nuevo pacto.

"Estados Unidos inmediatamente impondrá sanciones adicionales contra el régimen iraní. Estas sanciones poderosas estarán en vigor hasta que Irán cambie su comportamiento", anunció desde la Casa Blanca. Aseguró que no hubo bajas de tropas estadounidenses en el ataque iraní contra dos bases en Irak

El ataque de Irán se convirtió en la primera respuesta de Teherán al asesinato del general iraní Qasem Soleimaní la pasada semana cerca del aeropuerto de Bagdad. El presidente señaló que, tras el lanzamiento de los misiles, "Irán parece estar retirándose, lo cual es algo bueno para todas las partes interesadas y algo muy bueno para el mundo".

Instó a Europa, Rusia y China a que "rompan con los resquicios" del acuerdo internacional nuclear (JCPOA) alcanzado con Irán en 2015. Y, a la vez, solicitó a la OTAN que se "involucre mucho más" en Oriente Medio.

"Estados Unidos está preparado para abrazar la paz con todos aquellos que la buscan", anunció después de horas de gran tensión e incertidumbre política en Washington. Irán reivindicó el ataque con misiles contra la base de Ain al Asad. Avisó de que solo es el principio de su venganza por la muerte de Qasem Soleimaní.

Antes de su intervención, el presidente mantuvo dos reuniones en la Casa Blanca con su equipo de seguridad nacional. Escuchó y valoró además con atención las posiciones del secretario de Estado, Mike Pompeo, y del secretario de Defensa, Mark Esper, confirmó la portavoz del Pentágono, Alyssa Farah.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS