TENER CAUTELA

La variante de la COVID que pone en alerta a los expertos de España

Las vacunas siguen siendo efectivas y hay que seguir con ellas. (Foto: CAM)
Las vacunas siguen siendo efectivas y hay que seguir con ellas. (Foto: CAM)
La variante es dominante en Reino Unido. EN España la Comunidad de Madrid alerta de su "transmisión comunitaria" y prevé que será mayoritaria en unas semanas.
Los expertos no dejan de recordar que la aparición de nuevas variantes más resistentes del coronavirus podría trastocar el final de la pandemia y el regreso a la vida de antes. Aunque es pronto para saberlo, lo cierto es que el repunte de contagios en el Reino Unido, que la semana pasada registró sus cifras más altas desde febrero, es un primer aviso que hay que tener en cuenta. 

El viernes, las autoridades británicas notificaron 8.125 nuevos contagios, más del doble que la semana previa, mientras los cálculos apuntan a que la variante también conocida como Delta es responsable ya del 96% de los nuevos positivos en el país y es un 60% más transmisible que su predecesora dominante, la Alfa.

Ante ese escenario, el Gobierno de Boris Johnson retrasará cuatro semanas el levantamiento total de las restricciones, que estaba previsto para el 21 de junio y suponía la reapertura de las discotecas y el final del límite de personas en reuniones, según explicó la BBC.  

La Organización Mundial de la Salud, en tanto, recalcó que la variante está "lista para arraigarse" en Europa y pidió no cometer el mismo error verano pasado, es decir, una desescalada apresurada. "Hemos estado aquí antes", advirtió Hans Kluge, el director regional del organismo.

En España, la voz de alerta la ha dado el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Antonio Zapatero, que señaló que hay "transmisión comunitaria" y prevé que esta variante sea dominante en las próximas semanas, por lo que la región ha adelantado la segunda dosis de AstraZeneca para las personas de entre 60 y 69 años.   

Detectada por primera vez en India en octubre de 2020, la variante B.1.617.2 acumula varias mutaciones en la proteína S, o Spike, la espiga del virus que permite su entrada a las células. Al replicarse al azar, el coronavirus comete errores en su secuencia de 30.000 "letras". Algunos de esos cambios son neutros o no llevan a ninguna parte, pero otros mejoran su capacidad de supervivencia. 

Las modificaciones que afectan a la espícula preocupan porque las vacunas van dirigidas contra esa parte del genoma y porque resultarían en una mayor transmisión. "Las mutaciones que tiene al parecer hacen que se una mejor al receptor de las células", dice Cristian Smerdou, del Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra.

Además de las variaciones propias, otro factor que explicaría su predominio en Reino Unido es la decisión de las autoridades británicas de aplazar la administración de la segunda dosis. Un caso de selección inconsciente que habría ofrecido a esta variante "una ventana extra" para infectar, ya que es más fuerte y capaz de transmitirse cuando hay solo una pauta de la vacuna, como recordó el biólogo Jonathan Goodman en The Conversation. 

"La vacuna protege en gran medida, es posible que pierda algo de efectividad, por ejemplo en anticuerpos neutralizantes, pero todavía no tenemos datos definitivos. En general, y se ve por la evolución por la pandemia en la India, controla la enfermedad sintomática, pueden caer algunos anticuerpos, pero controla la enfermedad sintomática", agregó el jefe del Servicio de Inmunología del Hospital Marqués de Valdecilla (Santander).          

Comparte esta noticia

COMENTARIOS